“Al maestro con cariño”

Educando por el arte: expresión plástica en niños y niñas escolares

Un proyecto del Centro Cultural Miguel Ángel Pareja

Escriben Mario R. Pareja[i], Cecilia Gallo[ii] y Cecilia Iturria[iii]

Preámbulo

Durante el año escolar 2024, el Centro Cultural Miguel Ángel Pareja ejecuta, con el apoyo de la Fundación Itaú, el proyecto “Educación por el arte: expresión plástica en niños y niñas escolares”, en las escuelas públicas Nos. 157 y 317 de Las Piedras y No. 89 de La Paz. El Proyecto se basa en el modelo pedagógico de la “nueva escuela” o “escuela activa” con talleres en los que los escolares son incentivados a expresarse artísticamente. Su creatividad es estimulada con obras de Miguel Ángel Pareja, Leonilda González, Petrona Viera, Joaquín Torres García, Pedro Figari y Juan Manuel Blanes. Las experiencias y resultados del Proyecto se sistematizarán y difundirán entre la comunidad educativa y artística contribuyendo a los programas y políticas públicas de educación del arte.   

 

Educación por el arte

En la presentación del reciente –febrero 2024– “Marco para la Educación Cultural y Artística” de UNESCO, su directora, Audrey Azoulay, afirmó que “La educación artística ayuda a los alumnos a desarrollar la inteligencia emocional, la creatividad y el pensamiento crítico. Aunque no es su objetivo principal, la educación cultural y artística cultiva competencias como la capacidad de observación, la colaboración y la reflexión, que favorecen la creatividad y la adaptabilidad, y son cada vez más valoradas en el mercado laboral moderno”.

 Dos jóvenes artistas y docentes, formadas en la Escuela Nacional de Bellas Artes (ENBA), con experiencia en talleres de expresión plástica de niños y niñas, desafían el modelo de enseñanza de las artes en la escuela primaria. Este cuestionamiento condujo a una revisión de las metodologías de educación artística tradicionales así como de las propuestas pedagógicas alternativas experimentadas en el pasado. De ella surgieron, con fuerza, las reflexiones sobre educación por el arte de Miguel Ángel Pareja compendiadas en el libro “Escritos sobre arte y educación”.

 Este ejercicio llevó a la formulación de la propuesta de proyecto de educación artística: “Educación por el arte: expresión plástica en niños y niñas escolares”. Al recibir el apoyo de la Fundación Itaú, el Centro Cultural Miguel Ángel Pareja logró iniciar su ejecución en tres escuelas de Las Piedras y La paz.  El Proyecto se basa en las ideas educativas del Maestro Pareja, con aportes teóricos de otros artistas, intelectuales y pedagogos, y de las experiencias de modelos alternativos de educación del arte, como las escuelas experimentales, de Sabas Olaizola, y la pedagogía de la expresión, de Jesualdo. Se propone el modelo de escuela activa, una metodología de educación por el arte que, aunque ya utilizada por algunos/as maestras/os, no está generalizada ni institucionalizada en la enseñanza primaria.

 Asociación Civil Centro Cultural Miguel Ángel Pareja

La Asociación Civil Centro Cultural Miguel Ángel Pareja”, fundada en 2011, preserva, investiga y difunde la obra del artista plástico –pintor, ceramista, muralista, mosaiquista y diseñador—, pedagogo y pensador Miguel Ángel Pareja. La Asociación es depositaria de 58 de sus obras –acervo del Museo Pareja–, plataforma artística de sus programas educativos.

 Para la Asociación la enseñanza del arte es pilar fundamental y esencial en la formación integral de los individuos –niños/as, jóvenes y adultos. La Asociación ha acumulado experiencia en programas artístico-educativos con adultos así como con niños/as y jóvenes. En 2015, llevó a cabo el programa “Arte en Plataforma Digital”(APD), en el cual niños/as de escuelas de Las Piedras utilizaron sus laptops-Ceibalitas para crear obras de arte. Desde 2012, el Centro ofrece cursos de arte plástica y, desde 2022, talleres de expresión plástica para adultos, niños/as y jóvenes.  

 Miguel Ángel Pareja y la educación por el arte

Miguel Ángel Pareja fue artista plástico –pintor, ceramista, muralista, mosaiquista y diseñador— y pedagogo –investigador, estudioso y analista crítico de la educación del arte. Fue docente en varios liceos y en ENBA en donde, en 1958, fundó el taller de mosaico y fue su director de 1964 a 1973. Para él, “La educación (es) un acto de amor y de coraje; es una práctica de la libertad humana dirigida hacia el mundo y la sociedad a las que no se teme, no se acepta como predeterminada, sino que se busca transformar, por solidaridad, por espíritu fraterno. `Educar por el arte’ es tomar el arte como instrumento de educación”.

 El instrumento pedagógico para Pareja era la escuela activa pero advertía que ella “recién se logra cuando se plantea en forma terminante el abandono de una enseñanza académica o tradicional, que se basa en la imposición de las ideas, por otra que tiende a rescatar lo original y propio de cada individuo. La tarea debe estar radicada en la formación de auténticos individuos con un concepto amplio y profundo de la libertad. No se trata de enseñar, dictando normas, sino de educar, formando niños y jóvenes, los ciudadanos adultos del mañana”.

 El Proyecto es resultado de la lectura de sus escritos, junto a los aportes de otros pedagogos, y la experiencia de dos jóvenes artistas y talleristas formadas en ENBA.

 Nueva escuela

En la década de 1920, se manifiesta en Uruguay un movimiento renovador de la enseñanza primaria basado en el modelo pedagógico de la “nueva escuela” o “escuela activa”. Uno de sus proponentes, Ovidio Decroly, plantea como ejes pedagógicos a la observación, la asociación y la expresión.

 En Uruguay, su impulsor fue el pedagogo Sabas Olaizola proponiendo que “Para educar es necesario llevar al medio escolar valores culturales reales: en lo teórico ciencia, en lo estético arte, en lo económico acción y sentido, y en lo moral vida”. La base de la escuela activa son la investigación, experimentación y el aprender haciendo: “Sólo lo que es vivido es aprendido”.

 En 1925, Olaizola funda la primera “nueva escuela” de Uruguay, la Experimental de Las Piedras. En 1927, la sucede otra en Malvín, establecida por Olimpia Fernández y, en 1928, Otto Niemann, funda la tercera en Progreso. La renovadora propuesta pedagógica era “Una escuela donde el niño participa activamente y no como un simple receptor de conocimientos. Todo aprendizaje parte de un centro de interés por el cual se escogen los puntos de mayor vinculación afectiva entre el medio exterior y la vida del niño”.

 En la década de los 60, otro pedagogo, Jesús Aldo Sosa Prieto, Jesualdo, intentó introducir en la enseñanza escolar un nuevo enfoque. Él proponía métodos didácticos que estimulaban la espontaneidad y expresividad del niño, lo que se dio en llamar la “pedagogía de la expresión”.

 La “pedagogía de la expresión” de Jesualdo y la “nueva escuela” de Olaizola tienen una base común: el estudiante es el personaje central. El objetivo es la formación individual basada en la observación, la experimentación y la libertad de expresión. Estas metodologías con su objetivo de promover la libertad para crear son recogidos en la propuesta de este Proyecto.

 En la misma década, la ENBA se debatía con los aportes teóricos de Decroly, Dewey, Read, y otros más cercanos como Figari, a la educación del arte y las experiencias de las propuestas educativas de Olaizola y Jesualdo. Intensos debates condujeron a una reforma educativa que culminó en un nuevo plan de estudios. Una tarea colectiva entre profesores y estudiantes que tuvo a Miguel Ángel Pareja y Jorge Errandonea como notorios referentes.  

 Para Pareja, Director de la Escuela, el dilema de la educación artística era entre un modelo de enseñanza que colocaba al alumno de bellas artes en “un proceso aconsejado y reconocido como bueno, que no admitía desviaciones a la tesitura general marcada”, y otro que lo estimulaba a conocerse, auto descubrirse y buscar su propio camino expresivo. “La sola actitud docente que admitimos y asumiremos es la que conduce a reconocer en el estudiante sus derechos a ser respetados, sus inclinaciones y preferencias, poniendo nuestro conocimiento como un resultado al cual él debe llegar por sí mismo como fruto de su experiencia, con toda la carga personal que lo hará vigente y válido, como auténtica revelación”. El docente se transforma de catedrático en facilitador del proceso de aprendizaje estimulando el autodescubrimiento como creador plástico. Este es el modelo pedagógico incorporado en el Proyecto. 

 Ha sido desarrollado tomando en consideración los aportes teóricos de intelectuales y pedagogos, las enseñanzas de la escuela activa y las experiencias en Uruguay de las escuelas experimentales y ENBA. El validará una de educación artística que, aunque ya probada y validada, no está generalizada, menos aún institucionalizada, en la enseñanza primaria.

 Proyecto

Su fin es sensibilizar y promover la creatividad de niños y niñas escolares contribuyendo a su desarrollo integral además de validar una metodología para la  educación artística. Su objetivo general es educar por el arte a aproximadamente 100 escolares, de tercero a sexto grado en las escuelas públicas Nos 157 y 317 de Las Piedras y No 89 de La Paz, Canelones. Sus objetivos específicos son (1) estimular la creatividad infantil con tres tipos de talleres de enseñanza activa: (a) los de sensibilización, percepción, y experimentación; y (b) los de inducción a la creación compartiendo la obra de Miguel Ángel Pareja, y (c) compartiendo obras de otras/os artistas uruguayos Leonilda González, Petrona Viera, Pedro Figari, Joaquín Torres García y Juan Manuel Blanes. (2) Sistematizar la experiencia y lecciones de los talleres. Y (3) Difundirlas con presentaciones, publicaciones, un audiovisual y un programa de televisión de El Monitor Plástico.  

 Los talleres no “enseñan” arte porque, siguiendo a Pareja, “La actividad creadora no es enseñable. Lo enseñable del Arte son las técnicas”. Son facilitados por dos artistas docentes –coautoras de este ensayo– que guían al educando a experimentar con materiales y técnicas estimulando su expresividad como artista creador/a. Las talleristas “despiertan aptitudes sensibles”, a través de la sensibilización y la percepción, para que los niños/as encuentren su propio camino expresivo. El arte se convierte en un instrumento educativo.  

 Epílogo

El eje del Proyecto es la «polinización cruzada”, articulando la educación con el arte plástico. “La educación artística ayuda a los alumnos a desarrollar la inteligencia emocional, la creatividad y el pensamiento crítico, cultiva la capacidad de observación, la colaboración y la reflexión, que favorecen la creatividad y la adaptabilidad”. La escuela activa le brinda al educando la posibilidad de experimentar técnicas y materiales estimulando su libre expresión plástica.

 Existen iniciativas aisladas de escuelas activas en la enseñanza del arte pero este modelo pedagógico aun no está generalizado ni institucionalizado. Para Pareja, “No ha habido una sola experiencia que, partiendo de una inquietud educativa, se preocupe del arte como instrumento de liberación individual y popular en pos de un camino inédito o particular que signifique un hecho cultural. Solamente Figari, primero, y luego la Escuela Nacional de Bellas Artes han ensayado estas ideas”.

 El impacto del Proyecto se observará en los escolares participantes tanto como en los/as educadores/as que acompañan el proceso. La difusión de sus productos –documento de sistematización de lecciones –metodología y resultados–, artículos de divulgación, para prensa especializada y gacetillas, audiovisual y programa de TV El Monitor Plástico–, permitirán su replicación y escalamiento. El Proyecto contribuirá a las políticas educativas de enseñanza primaria con evidencias de la eficacia de una metodología de educación por el arte de niños y niñas escolares.

 A Miguel Ángel Pareja, el Maestro, con cariño

 “¿Cómo es posible que a nadie se le haya ocurrido llevar esto a la enseñanza del arte?

No se trata de enseñar sino de educar formando niños y jóvenes,

porque el arte no es enseñable. Lo enseñable son las técnicas.

El objetivo es formar auténticos individuos

con un concepto amplio y profundo de la libertad”.

 [i] Ing. Agr., M.Sc., Ph.D. Secretario Ejecutivo de la Asociación Civil Centro Cultural Miguel Ángel Pareja.

[ii] Estudiante de Facultad de Artes, UdelaR. Egresada del Taller de Héctor Laborde. Profesora de arte en el Centro Cultural Miguel Ángel Pareja y en el taller “El Respiro”.

[iii] Estudiante de Facultad de Artes, UdelaR. Profesora de inglés en DGEIP. Profesora de arte en el Centro Cultural Miguel Ángel Pareja.