Jorge Caraballo

imgJorge Caraballo nació en Montevideo en 1941, desde joven estudió dibujo y pintura.

En 1971 ganó una beca, del Gobierno Francés, para estudios libres con Victor Vasarely -en Paris-aprovechó aquella estadía para concurrir a cursos teóricos de Frank Popper en la Universidad de Vincennes.

A comienzos de los años 70 se destacó su trabajo en la Poesía Visual, en el año 2000 retomó la Abstracción Geométrica reinventando muchas de sus obras, así lo explicaba, “rehice muchas obras de aquella época, concreté algunos proyectos de aquel entonces y también comencé a llevar adelante nuevas iniciativas, siempre teniendo como principio rector el rigor, la exactitud y la austeridad que imprime esta corriente.”

Sus publicaciones y muestras colectivas sobre poesía visual se presentaron en diferentes ciudades de: Alemania, Argentina, Australia, Bélgica, Brasil, Canadá, Cuba, España, Francia, Holanda, Hungría, Inglaterra, Israel, Italia, Japón, México, Portugal, Suiza, Uruguay, U.S.A., Venezuela y Yugoslavia.

Principales distinciones: Seleccíón AICA -Asociación Internacional de Críticos de Arte- (Montevideo, 1987); Premio Lautréamont (Beca del Gobierno Francés – 1970); Premio adquisición XXXIV (Salón Nacional de Artes Plásticas, Montevideo – 1970); Premio adquisición (Ministerio de Obras Públicas, Uruguay – 1973).

Su última presentación, en Uruguay, fue en el marco de la muestra “Arte latinoamericano”, Colección del Museo Nacional de Artes Visuales, con su Destrucción de la singularidad de la forma por la repetición de 1970.

Compartía la visión del GRAV (Grupo de Investigación de Arte Visual, francés) de que el observador de la obra debe ser cómplice, “la obra existe en su totalidad y cabalmente, cuando el contemplador -actor-participante, así lo decida”, decía Caraballo.

Texto: Museo Nacional de Artes Visuales.

Jorge Caraballo ocupa un lugar singular en el relato incompleto llamado historia del arte uruguayo. Como ocurre con gran parte de los artistas de su generación, su obra es casi desconocida.

Primer investigador del arte óptico-cinético, durante dos décadas fue una referencia fundamental en América del Sur de las prácticas del arte avanzado, como poesía visual, arte correo y arte de sistemas.

El recorrido profesional sui generis que lo caracterizó: abordar las prácticas de la abstracción geométrica y posteriormente la de la poesía visual y el arte correo, hace que sea aun más difícil clasificarlo dentro de un grupo o corriente determinada, dentro de ese relato fragmentado del arte uruguayo.A pesar del progresivo abandono de su accionar público entrado el milenio y de su aprensión con el mercado, Caraballo nunca dejó la producción artística.

Esta exposición antológica presenta una amplia selección de obras producidas durante cuatro décadas, básicamente en tres prácticas artísticas de vanguardia: la abstracción óptico-cinética, la poesía visual y el arte correo. Veremos cómo estas prácticas tan diferentes fueron entendidas por Caraballo dentro de un discurso extremadamente coherente.

Comprometido social y políticamente con su tiempo, buscó, a través de la comunicación propiciada por la obra de arte, la emancipación de la mirada, como la de la palabra, para lograr la emancipación del espectador, es decir, del individuo. Su obra buscó poner en evidencia las contradicciones y las problemáticas sociales y políticas que vivió en su tiempo, entendiendo la figura del artista, como la del arte que él mismo creaba, como una herramienta para activar cambios sociales y políticos.


Video del montaje de exposición actual enMNAV:

https://www.facebook.com/MNAVmec/videos/1203538966339718/


 

La ruptura que Caraballo produjo con la tradición y el lenguaje de la artes visuales –ejemplificada primero en las prácticas del arte óptico-cinético y después en la desmaterialización de la obra y la opción por el manejo de un lenguaje originado en la literatura, como en la utilización del sistema de distribución postal, ajeno al mundo del arte– respondió a la necesidad de articular estrategias que pongan en avance y que prioricen la comunicación. Esto se produce como respuesta a una contingencia de carácter urgente y dramático: el contexto político de degradación social y de pérdida del Estado de derecho y por consiguiente, de las libertades individuales que se produjo antes y durante la dictadura cívico-militar en los 60, 70 y 80, en Uruguay. Para lograr esto, el artista colocó en el centro de sus investigaciones artísticas formales la participación del público, primero estimulándolo a través de la percepción de la obra y después con el uso renovado del lenguaje y la comunicación.

Texto: Manuel Neves Curador de “Caraballo una exposición antológica” en  el  MNA Visuales.

La muestra permanecerá abierta hasta el domingo 15 de noviembre de 2015.