aida 1

Aída Pastrana

fotoAída Pastrana nació en Fray Bentos pero desde los nueve años es pedrense. En la niñez y adolescencia se reconoció en la escritura, aunque esos textos quedaron acallados.

Ya en la segunda vida asiste al taller del Profesor Marcelo Pareja y reúne poemas en los libros: “En la boca del espejismo”, “Fauna” y “Raíces”, éste incluye cuentos cortos, además de poemas. En preparación está un libro de poemas que podría llamarse:”Lluvia”.

 

Verano ( fragmento)

En la noche sin luces otra vez la cinta baila en la ventana, las mujeres van desnudas cuando se abren las celosías al viento.
Las cortinas juegan a ser fantasmas con los cuerpos sudorosos, como banderas libres se acoplan y descansan.
Se convierten en madrugadas las noches más insomnes, los ojos se rinden al fresco momentáneo. En la esquina del cuarto un mamboretá se esconde del silencio, para el insecto hembra es necesario cortar la cabeza de su amado, le pertenece, como le pertenece todo el árbol y el prado.


aida 1

Año 2002
Poema XXXIX

Antes madrugaba bajo el zarzo de jazmines,
junto al fogón oscuro en silencio de mates.
Sujetando con tientos cálidos el silencio,
el vestido único, el blanco delantal sin medias ni zapatos.

Ahora están quietos los esqueletos de piedra.
Los cuchillos soslayados de frío, ingleses y naifes.

El río calla,
el pueblo y los muertos no se acercan,
enmudeció el vocerío al mediodía,
el balanceo de los barcos aliados.
Ha muerto la guerra, el trabajo, mi madre.


aida 2

Año 2008
Poema VI

La pera es una rosa con escudo
percibe el vientre con ojos de alamedas verdes
su ínfima galaxia rueda
gira entre mis manos.
Ya es un cabito roto, pulpa erizada de bocados.
Unos labios de hombre la desdichan
va llevando de Aquiles el escudo
y en su amargo tronco una alabarda.
Es una rosa, un centro herido
avanzando entre las lanzas de los montes.


aida 3

  Año 2010 libro colectivo
Poema II

A veces los días pasados se acercan
nos cubren con patas brillantes
escenas
lágrimas.

Los días se pierden en el aire
sin nombre sin nadie.

Los árboles despiertan sin saber quiénes son
miran sus hojas,
esperan dar sombra a otras sombras
y caen maduros advertidos.

Los días se van con estruendo
adheridos a la piel
no se nota.

Una flor principia y no es invierno
sólo un día intocable.


aida 4

Año 2013
Señales

El traje marrón es el mismo silencio
camina
se despega del aire
sube a las piedras más altas
es un conjunto
bebe
el sabor será una herida siempre

la mesa está con mi padre
desde la ventana miro sus cuatro patas
aparente vaciedad
más lejos dos ranchos grandes unidos por glicinas
se oye correr agua
el arroyo Cololó.