padre5

Padre

El “stop motion”
Como narrar historias con 1.440 imágenes por minuto.

 padre2

La técnica con que se realizó el corto argentino “Padre” es una de las tres disponibles actualmente para la producción de “animaciones” o series de imágenes fijas fotogra- fiadas sucesivamente que al proyectarse en secuencia producen en el espectador la ilusión del movimiento.-

Hoy en día se utilizan tres técnicas de animación:  la tradicional donde  dibujos e ilustraciones manuales de sujetos y fondos en diferentes posiciones son fotografiados en serie y proyectados en secuencia; otra es la animación por ordenador en la que en general se diseñan digitalmente solo los inicios y finales de cada movimiento y el ordenador produce automáticamente las imágenes seriadas intermedias incluyendo giros y cambios de orientación de cualquier eje de la acción y luego proyecta la secuencia.  Al igual que en el cine convencional, son la cantidad de fotogramas  proyectados por segundo (ej:16, 24 o 32 ) tanto como la persistencia retiniana del ojo humano, las responsables de recrear en el espectador la sensación de movimiento durante la proyección.-

padre3

La tercera técnica es el “stop motion” y es la que ha desarrollado en Uruguay Walter Tournier para producir Selkirk, Los Tatitos, Tonky, Navidad Caribeña, Derechos del niño, etc. y es también la técnica con la que Santiago Bou Grasso filmó “Padre”.

padre7

Para producir el stop motion se fotografían en serie objetos corpóreos (muñecos, fondos, artefactos, etc. dispuestos en diferentes posiciones y ubicados en sets ambientados a su escala. En general todos los objetos y personajes se diseñan y realizan especialmente y a una escala reducida. Esto permite armar los “sets” de filmación sobre mesas de trabajo en el estudio para facilitar la filmación.  Los personajes se construyen sobre una base de alambres articulados y forrados en materiales flexibles para permitir el ajuste de posiciones. Considerando que estas deben ser modificadas al menos 24 veces por cada segundo de animación, para un mostrar un movimiento continuo durante 11 minutos de film un personaje deberá moverse unas 15.840 veces para otras tantas fotos fijas !

padre8

Estas características hacen del stop motion una técnica muy compleja que demanda mucho tiempo y exige meticulosidad extrema. Ambas condiciones la vuelven una técnica artesanal de alta especialización y aumentan su costo comparativo de producción.-

padre6

Nunca fueron muchos los animadores de stop motion en el mundo, destacándose entre ellos la escuela Checa de H. Trnka y el grupo de Norman Mac Laren en el National film Board del Canadá. A pesar de sus dificultades inherentes la técnica mantiene su vigencia por el gran impacto que producen en la audiencia la naturalidad y realismo de los movimientos así como la fascinación de los pequeños mundos recreados, que le acercan al cine como espejo de la realidad. Esto le permite generar una gran empatía en el espectador y la posiciona frente a las otras técnicas como un medio idóneo para relatar historias a todo tipo de audiencias.

Sinopsis de “Padre”

Argentina, 1983. Una mujer dedica toda su vida a cuidar de su padre, un alto dignatario del ejército. La rutina cotidiana está marcada por el tintineo de un reloj que puntúa continuamente cada una de sus actividades, reduciendo la existencia de la mujer a esta advertencia temporal.

Links para ver “Padre”

 

MAKING OF:     

TRAILER:        

FILM

Entrevista a de Santiago Bou Grasso.

(Por Marino Benito)

Este excelente cortometraje  (“Padre” 2014) ha sido seleccionado en la Competencia Oficial del Festival Internacional de Annecy -el Cannes de la animación internacional- entre más de 2300 películas de 88 países. Lo vimos y hablamos con su creador.-

La única película latinoamericana en el festival de animación más prestigioso del mundo no es el único galardón que ostenta la última creación de Santiago Bou Grasso, ya que “Padre” ha sido seleccionado en alrededor de 70 festivales nacionales e internacionales y al momento, ha cosechado varios premios que se pueden sumar a los más de 100 que consiguió con su trabajo anterior “El Empleo” (2008), lo que habla sin lugar a dudas de que estamos ante un gran artista de la animación y un orgullo para nuestra ciudad.

No trato de validar la catadura de gran artista con cantidades de premios. Es sabido que a veces, películas mediocres se alzan con premios en algún festival. Cosas que pasan. Sin embargo y contando con toda la ayuda de los dioses y semidioses, ya es más difícil sumar más de 100 premios internacionales, muchos de ellos del público presente; algo de todo ese gran movimiento nos hace pensar que estamos verdaderamente ante alguien que seguramente hará historia dentro del cine de animación.

Al hablar con él y poder disfrutar de “Padre” en su estudio de su casa aquí en Bariloche, me doy cuenta que Bou sabe lo que quiere y quiere lo que sabe. Su amor por el cine de animación, su evidente capacidad y talento y su juventud (tiene 35 años), permiten aventurar un futuro brillante en su carrera.

MB- ¿cómo es el proceso de un corto de animación como “padre”?

SBG- Los procesos de los cortos de animación son muchísimo más meticulosos que los de un documental o vivo, porque como es mucho el trabajo que requieren, cuando se hace mas o menos con una metodología profesional, lo ideal es que cuando vos vas a animar, tengas todo resuelto; para lo cual hay toda una jerarquía de etapas donde se sigue un orden que empieza por la idea, storyboard, animatic, layout y ahí recién la animación. Por ello y cuando tenés un productor, los procesos de revisión y corrección, ya se hacen antes de producir, en la etapa de preproducción. Estas instancias son muy abiertas a modificaciones que te definen casi un 90% del aspecto final del corto.

Bou nos cuenta que su último cortometraje le insumió un total de tres años aproximadamente. Ese enorme tiempo denota haber sido bien invertido ya que el trabajo muestra desde sus segundos iniciales, una calidad de terminación exquisita, acorde a los estándares internacionales.

MB- ¿cómo se diversificó el trabajo en esos tres años?

SBG- Y, mas o menos un año y medio, un año y ocho meses acá en Bariloche con la preproducción, lidiando con el tema de la guita porque todavía no había coproducción; una vez conseguida la coproducción, ya aceleramos la preproducción con los escenarios. Llego a animar acá en la ciudad un minuto mas o menos y por falta de equipo acá, de gente, sobretodo en director de fotografía, me voy a Buenos Aires; ahí estoy casi un año animando el resto del corto y después me fui a Paris un mes para hacer foley y laboratorio.

MB- mencionaste la palabra coproducción; ¿cómo fue eso, arrancaste sólo y después…?

SBG- Si, yo soy como el abanderado de la animación independiente entonces mi intención es hacer cortos, lo cual no da ninguna ganancia económica, así es que al igual que con mi corto anterior, empecé a hacerlo por hacerlo. Después fui buscando los medios y a partir de ciertas limitaciones tecnológicas sobretodo donde intervenía el dinero, vimos la necesidad de buscar otro tipo de financiación, que lamentablemente en argentina no hay, así que tuve que buscarla afuera.

El coproductor de “Padre” fue Arte, un canal de televisión franco-alemán que emite programas de calidad relacionados con el mundo del arte y la cultura.

MB- ¿hay alguna técnica de animación que prefieras?

SBG- Me gusta mucho animar; quizás …hay gente que dice que yo tengo como un estilo, sin embargo yo ceo que tanto la técnica como el estilo, deben estar en función a la idea, privilegio eso y no una cuestión expresiva mía. A veces, un estilo propio puede convertirse en una limitación también. En “El Empleo” funcionaba bien la animación 2D; en el caso de “Padre”, es un corto casi opuesto a “El Empleo” en muchos sentidos, salvo en que ambos bajan línea, pero después estéticamente es otra cosa, me interesaba el realismo del stop-motion, la cadencia de la animación, la estética, la paleta de colores, todo es en función de lo que era contar la historia de esta señora.

La señora de la que habla Bou, es el personaje central del corto. Una señora que es hija de un militar argentino al que cuida en su lecho de enfermo. Es 1983 y corren aires de renovación en el país. La feroz dictadura ha concluído formalmente, pero quizás hay muchas cosas que quedan por ahí dando vuelta. Llaman la atención desde lo puramente formal, desde lo intrínsicamente cinematográfico, dos cosas: la increíble dirección de arte y la rigurosa puesta en escena. De la primera, sólo queda maravillarse con cada detalle tanto de las escenografías, del vestuario y de los objetos que conforman el universo de este curioso personaje; de lo segundo se puede hablar de Alfred Hitchcock, no sólo por la presencia de pájaros que se golpean contra ventanas indiscretas o hijos oprimidos que llevan bandejas a habitaciones misteriosas o por la omnisciente presencia de fantasmas del pasado; sino por la cuidada planificación que respeta en todo momento a la historia que cuenta.

MB- ¿de qué querías hablar en Padre?

SBG- Es un corto muy tenue en cuanto a hablar de la dictadura; lo hace desde un lugar muy paralelo. A mí me pareció interesante hablar, no tanto de la dictadura sino de los hijos de la dictadura; recordemos que el corto está ambientado en 1983 con el advenimiento de la democracia. En este caso los hijos de los hacedores de la dictadura. Habla de un estrato social, una clase media que tenía una dialéctica con los militares de apoyo, y a la vez de opresión, ya que el personaje está sufriendo ese sentimiento también.

Para mi, tanto en “Padre” como en “El Empleo”, hay algo desde la dirección que me interesa mucho y es intentar llevar el tiempo al límite de lo soportable por el espectador (obvio que depende de que tipo de espectador esté viendo) y de lo sostenible. Quizá esto es lo que puede definir mi estilo como realizador. Para mi está bueno generar una tensión temporal y ver que no te juegue en contra porque por ahí la gente se embola, y ahí digo basta, hasta acá ese plano…y a la vez reforzar (sobretodo en animación) el sonido. Para mi es importante que el sonido en mis trabajos tenga un anclaje importante para empatizar en cuanto al realismo.

MB- ¿cómo y dónde te formaste?

SBG- Mi formación como animador empezó en un estudio, cuando yo estaba en segundo año de la carrera de diseño gráfico, diseño y comunicación visual en La Plata. En la argentina no hay lamentablemente un espacio académico real para animación, uno más o menos industrial y profesional. Así que si uno quiere formarse en animación, sobretodo en 2D, la formación recae en los estudios de animación privados.

Entonces yo me metí en este estudio a hacer un curso, ya que siempre me había llamado la atención la animación, y ahí dije “esto es lo que yo quiero hacer, me gusta mucho” , igual terminé la carrera pero ya a mitad de ese año, ese mismo estudio me convocó para laburar en un largo de animación que se llamó “Condor Crux” donde comencé por lo más básico que es entintador y llegué hasta animador.

MB- tenés 35 años, en el 83 tendrías 4 años, ¿por qué elegiste hablar de la dictadura?

SBG- Es una cosa de la que siempre quise hablar. Mi generación ha sido atravesada por la dictadura…todas las generaciones han sido y serán atravesadas por la dictadura aunque no quieran o aunque no lo vean, porque es parte de la historia argentina. Pero en lo personal, no es que tenga un pariente desaparecido o algo le haya pasado a alguien de mi familia, pero es algo que está muy presente en mi vida. Pero además tanto en el corto anterior como en este, queríamos hacer algo de una determinada calidad y profesionalismo desde lo técnico, pero que además tuviera un mensaje claro y definido, algo que en general pareciera ser mal visto hoy en día, sobretodo en los ambientes de festivales de cine, eso de no tener una “postura”, que es algo que viene de la dictadura.

Los animadores estamos de alguna manera estigmatizados; eso de que sólo hacemos cosas para chicos o gags graciosos; entonces estos trabajos también querían generarse como algo adulto, más pesado temáticamente y con un acabado técnico que genere algo así como un estándar de stop-motion en la argentina.

Santiago nos cuenta que el estreno del corto en Bariloche será el próximo 6 de abril. Aquellos que vayan a verlo, se encontrarán con una verdadera obra de arte. Seguramente habrá quienes disfruten más desde lo temático, principalmente desde el gran acierto de tomar un tema desde el punto de vista de un personaje atípico de las películas sobre dictadura, sumado a la también original ambientación en los inicios de la democracia. Y aquellos que gustan de la animación, sobretodo de esta fascinante técnica del stop-motion, se deleitarán con una puesta en escena clásica, aunque se podría hablar de neoclásica o de cierta ruptura con los cánones de cierto clasicismo, fundamentalmente en relación a la duración de los planos.

MB- ¿qué proyectos tenés?

SBG- Tengo millones, el tema siempre es la guita. Hay uno que estoy desarrollando y viendo como lo produzco. Sigo siendo un amante del cortometraje, y espero que la gente logre entender un poco más sobre cine de animación y cortometraje. Hay mucha ignorancia al respecto y por ahora poco apoyo, a diferencia de los otros géneros que en nuestro país cuentan hoy con más herramientas de fomento y financiación.

Entrevista publicada en:

http://www.anbariloche.com.ar/noticias/2014/03/22/41446-padre-2014-de-santiago-bou-grasso-de-bariloche-al-mundo

Materiales adicionales sobre el filme:

http://es.unifrance.org/anuario/empresas/352891/opusbou