Paranoid Android. En busca del sujeto perdido (I)*

Ok Computer plantea un mundo desolado, donde la tecnología, el consumo, las máquinas agobian al ser humano hasta asfixiarlo, hasta que le crezcan alas y pueda disfrutar del silencio, sin tener que votar, sin tener que elegir lo que ya está elegido. Se puede decir que de algún modo intenta referir a la alienación del ser humano en una sociedad supra-tecnológica.
María Olivera Mazzini y Nicolás Pereira

“Entre la concepción
y la creación
entre la emoción
y la respuesta
cae la sombra…

 

La vida es muy larga”

Los hombres huecos –

T.S. Elliot

Espinas que son hielo al corazón
(With your opinion which is of no consequence at all)

La sociedad actual  está cada vez más alejada de discursos críticos, de análisis, de procesos de verdad que nos interroguen y nos cuestionen sobre nuestro estado social, sobre nuestra vida cotidiana, sobre lo que realmente hacemos con nuestras vidas. El arte, mediante diferentes manifestaciones culturales, ha sido históricamente representativo de la condición social del individuo en su época. Son conocidos los debates en torno a este tema, desde las críticas a determinadas posturas sociologistas respecto al arte, la defensa de cierta inmanencia, hasta la consabida proclama de la muerte del autor. Más allá de estas discusiones (que no son el objetivo de estos textos) el arte ha sido también una forma de expresión compleja que trasciende tanto a su propio discurso como a la especificidad de su crítica. Puede provocar a través de su estudio múltiples lecturas respecto al sujeto y su mundo, puede darnos la posibilidad de la reflexión y el pensamiento de problemas. A partir de  una serie de tres textos que tendrán como objeto diferentes manifestaciones artísticas,  pretendemos analizar el estado de lo social  que representan, ya sea de una forma crítica, descriptiva, subjetiva, metafórica, etc. El disco Ok Computer de Radiohead ocupará este primer texto. La cantante calva de Eugène Ionesco será otra de las obras que abordaremos en la próxima entrega.

 

I – Preliminares. El astuto Sr. encargado (a chemical reaction)

“Sin ningún esfuerzo, con sólo un ligero murmullo, Smith levantó suavemente su cuerpo en el aire caliente. Se remontó rápida y silenciosamente. Y muy pronto se perdió entre las estrellas, en camino hacia el espacio exterior.”
Crisálida – Ray Bradbury

Un día J… estaba viendo un documental sobre la producción industrial de alimentos. En una parte se ve una filmación mediante una cámara oculta donde se alimentan pollos en un gran galpón con luz artificial para generar la necesidad – también artificial – de comer. La alimentación desmesurada y fuera de lo normal hace que los pollos tengan un crecimiento acelerado, tanto que los huesos no llegan a desarrollarse naturalmente y las patas no pueden aguantar el peso del cuerpo. Ningún pollo puede dar más de dos pasos. A su vez el alimento contiene antibióticos que pasan al pollo generando nuevas bacterias resistentes a los antibióticos causantes de nuevas enfermedades y muertes a un gran porcentaje de aves y que, como pasó con la gripe aviar, puede transmitirse a los humanos. J… no pudo terminar de ver el documental. Esa noche no pudo dormir. Enojado, averigua dónde hay una granja de pollos y se manda. Entra, patea la portera de la granja y a los gritos pide para hablar con el encargado. El Sr. encargado amablemente lo hace pasar a las oficinas y le pregunta qué puede hacer por él. J… muy enojado resume en breves palabras que no puede ser lo que están haciendo, que va a juntar un grupo para incendiar la granja y a liberar los pollos, que etc. etc. El Sr. encargado lo escucha tranquilamente y luego de que J… termina su diatriba le pregunta si le permite unas palabras. A lo que J… casi sin aire, colorado, pero con la educación de siempre (escuchar al otro) asiente y se recuesta en su silla dispuesto a refutar una por una las patrañas que va a tener que escuchar. El Sr. encargado tranquilamente le pregunta si está dispuesto a quemar el sistema-mundo. J… no entiende, por lo que el Sr. encargado profundiza su idea. A los cinco minutos vemos a J… saliendo de la oficina del Sr. encargado cabizbajo, con la mirada en nada. Se dirige a la salida, abre la portera y la vuelve a cerrar cuidadosamente. Se para sobre la carretera, mira a la derecha (le hizo crack), a la izquierda (le hizo crack, crack). Mira hacia arriba, de pronto despliega alas (una reacción química) y se eleva…

II – Ok Computer. Bienvenidos a la máquina (transport, motorways and tram lines)

“El progreso y la catástrofe son el anverso y el reverso de la misma moneda. Construir el Airbus 380, son 1000 asientos, son 1000 muertos. Es cierto en cuanto a cualquier invento, sea el que sea, inventar el tren es inventar el descarrilamiento, inventar el avión es inventar el estrellamiento, inventar el Titanic es inventar el naufragio del Titanic. No hay ningún pesimismo en esto, ninguna desesperanza, es un fenómeno racional. Es un fenómeno que es ocultado por la propaganda del progreso. Si todo progreso tiene su reverso, entonces la red planetaria se prepara para el escenario del accidente integral. Estamos en un tiempo accidental. Un instante que no participa del pasado ni del futuro y que es fundamentalmente inhabitable”.
Notas de un documental sobre la velocidad – Paul Virilio

El disco Ok Computer plantea un mundo desolado, donde la tecnología, el consumo, las máquinas agobian al ser humano hasta asfixiarlo, hasta que le crezcan alas y pueda disfrutar del silencio, sin tener que votar, sin tener que elegir lo que ya está elegido. Se puede decir que de algún modo intenta referir a la alienación del ser humano en una sociedad supra-tecnológica. Pero, ¿es posible hablar de alienación en la actualidad? ¿Es posible referir ese corrimiento entre sujeto psicológico y sujeto político? ¿Ese saberme alienado? Se acabó la posibilidad de uno y otro en la masa. Es lo que hace ese vacío y ese poder de derrumbamiento que ejerce sobre todos los sistemas, que viven de la separación y distinción de los polos (dos, o múltiples en los sistemas más complejos). Eso es lo que hace imposible que circule algún sentido en ella: se dispersa instantáneamente como los átomos en el vacío. Es lo que hace también la imposibilidad de la masa de estar alienada, puesto que ni Uno ni Otro existen ya en ella[i][i].

In the next world war…

En una palabra, le revienta la circunstancia.
Más brevemente, le duele el mundo.
Rayuela.
Julio Cortázar

 

Radiohead ha sido objeto de múltiples debates y opiniones, sobre todo vinculados a cuestiones estrictamente musicales. ¿Rock progresivo? ¿Post Rock? ¿Rock fusión? ¿BritPop? ¿Tecnho? Y un sinfín de discusiones, etiquetas, estudios y puntos de vista que buscan catalogar, situar en la cartografía musical a la banda.  Cada disco fue sumando arriesgadas apuestas musicales – afectando incluso a la industria –  que tuvieron como correlato críticas, alabanzas y comparaciones, ubicando a la banda en podios compartidos junto a The Beatles o Pink Floyd.

La música, eso que acompaña al caminar, al trabajar, al moverse o al estar inmóvil. Una forma de arte que puede provocar un cambio, una pregunta, en un instante y con un verso repetido al pasar. Escuchar el disco OK Computer puede ser mas que una experiencia una forma de pensamiento. Hay momentos en los que parece que cada canción encastra perfectamente con el mundo que le vio surgir, una banda sonora eterna para una proyección de simulacros inmortales como planeaba Morel.

El disco Ok Computer estalló en 1997. Generó prontas reacciones favorables que destacaron por ejemplo su mítica grabación en medio de una gira. Subió rápidamente en los rankings, recibió el apoyo de la crítica y el mainstream,  y fue incluso clasificado como el “gran disco de la última banda de rock”.

El siglo XX terminaba y las promesas del cambio de milenio no hacían sino despertar gran variedad de pronósticos. Este disco, sin embargo, iba un paso más allá de las discusiones especializadas de la crítica musical. El androide se aproximaba a lo Real y con él el sujeto se perdía, paranoico, entre la masa.

 

Please could you stop the noise …?

Il n’étaient pas fous les mélancoliques
ils étaient conquis digérés exclus
par la masse opaque
des monstres pratiques
[ii][ii]
Paul Éluard

Es evidente que la tecnología en lo social es uno de los temas predominantes de las canciones que integran el disco. A través de la fusión de sonidos espaciales, la creación de atmósferas electrónicas y  las variaciones vocales se ha visto la posibilidad de considerar a Radiohead y especialmente a este disco, como exponentes de la era posmoderna.  Según F. Jameson es posible considerar a la posmodernidad como la dominante cultural del capitalismo tardío[iii][iii], una dominante que no debería ser pensada en términos de rasgos determinantes o características inmanentes a las formas artísticas que se inscriben temporalmente, ni tampoco como la pérdida absoluta de todo canon artístico o ideológico, sino como representación de un irrepresentable que el autor vincula al sistema de capital multinacional y su medio: la tecnología.

El disco comienza con “Airbag”.  Cierto aire mítico recorre la canción, poder ser salvado de la muerte, volver a nacer en medio de un espacio de neones, camiones y velocidad. La salvación es eventual, involuntaria, preprogramada y el agente no es más que un invento técnico, un airbag.

En “Fitter happier” una voz computarizada, despojada y solitaria enumera los pasos a seguir para pertenecer a la sociedad actual. El modo imperativo hace que la sensación de orden, en ambos sentidos, predomine al punto de causar una molestia pasiva, fagocitada. Fitter, happier/ More productive/ Comfortable /not drinking too much/ Regular exercise at the gym. La vida saludable, contenida, moderada se ha convertido en el ideal mas funcional a la era actual. Los seres enfermos son ante todo disidentes y por ende, el decálogo del buen habitante ha de contener necesariamente las pautas que lo lleven a funcionar correcta y productivamente en la máquina. Aquel concepto que M. Foucault llamó Biopoder se hace carne, mientras la voz de Yorke clama por cierta calma. La violencia ya no se percibe pues esta era prescinde de los modos de choque y ha logrado individuos que no hacen sino vivir para existir como engranajes, consumiendo.

En el final, la voz distante y robótica, la única posible claro está, declara: Fitter, healthier and more productive/ A pig/ In a cage/ On antibiotics. Nos hemos convertido en cerdos prisioneros que responden no ya a un orden político totalitario e identificable sino al mandato de una voz inhumana, aislante y feliz.

Si el mundo orwelliano se hace presente en “Climbing up the walls”, en “Let Down” Huxley gana la apuesta. Nuevamente el ambiente desesperado es construido a partir de la máquina: Transport, motorways and tramlines/ starting and then stopping/ taking off and landing/ the emptiest of feelings. El ser humano ha sido asfixiado, vaciado al límite en la monotonía. El futuro, la posibilidad de futuro, no hace sino acrecentar el absurdo ya que la idea de progreso ilimitado y maquínico se ha instalado como incuestionable. La libertad no es más que un ideal propio del sistema desarrollista y supratecnológico por lo que la única salida posible es el escape a través de la metamorfosis. Subyace en esta canción, a través de su densidad de estilo, una oposición que no es ya la del ser humano/ máquina, sino animal/máquina. No hay lugar para el sujeto, somos como bichos aplastados que ven avecinarse la catástrofe, se nos va destruyendo lo que hemos sido. Son los caparazones los que han quedado sueltos y entonces, otra vez míticamente, ante la imposibilidad de acción, el deseo de tener alas y al fin echarse a volar: One day, I´m gonna grow wings/ a chemical reaction/ hysterical and useless.

La fe en el pensamiento crítico respecto a un mañana posible se ve cooptada por aquella voz robótica de “Fitter happier”. Hay quienes han visto en esto una muestra del “nihilismo” que va acrecentándose en los discos posteriores de la banda. No hay que confundirse, una cosa es pensar el vacío y ponerlo en lenguaje y otra muy distinta es celebrarlo o condenarlo en el silencio.  Hay una voz que a veces muta en plural, que aún tiene conciencia,  que se devela entre la masa como subjetividad hablante mientras da pelea entre los límites de la psicosis. “Que la mayoría silenciosa (o las masas) sea un referente imaginario, no quiere decir que no exista. Eso quiere decir que ha dejado de haber una representación posible de ella. Las masas ya no son un referente porque ya no son del orden de la representación (…) Tal es el sentido de su silencio.[iv][iv]” Y tal vez allí radique la paradoja entrañable de este disco, que pide a gritos algo más que experimentación sensorial, que se instala para preguntarnos por el hombre, su historia y sus condiciones de posibilidad.

The breath of the morning…

En “Subterranean Homesick Alien” (el vínculo con Bob Dylan es claro) la voz lírica desea que los extraterrestres lo lleven a bordo de su nave. Ellos han hecho sus películas de los humanos, ahora vueltos criaturas who lock up their spirits.  Esa expresión de deseo, en paralelo con el eje semántico de “ir hacia arriba”  ya propuesto en otras canciones, tiene un propósito: “Take me on board their beautiful ship/ show me the world as I´d love to see it” Contemplar el mundo que se ha vuelto inhabitable, verlo desde afuera, espectacularizado; al menos poder comprobar el simulacro.

Algunos de los componentes del simulacro entendido como única posibilidad de Real son puestos de manifiesto en este disco. En “Electioneering” toma la voz la figura de un candidato que sin necesidad de disfraz devela su programa para alcanzar el poder. Las estrategias ya no se esconden, ya no hay mentira porque lo ausente es la verdad. Al subvertir el concepto de elección, entendiéndolo como mera ilusión, toda elección es en definitiva positividad pura y complicidad. Hacia el final del disco, ya desde el título,  “The Turist” recuerda la figura del turista, ese pasajero fantasma que no habita el espacio, sino que lo consume y reproduce a toda velocidad. La voz lírica se ve a sí mismo sobrecargado, ajeno, extrañado y la música lentamente va cobrando fuerza elegíaca para cerrar el disco sentenciando “slow down, slow down”.

Cuando escuché por primera vez  “Paranoid Android”, tan larga que parecía no terminar, algo pasó. La experiencia me atravesaba mientras iba en el ómnibus. La seguí escuchando una y otra vez, no entendía qué pasaba, porqué me costaba tanto tomar la decisión de dejarla ir, dejarla correr. Esos cambios bruscos, esos versos como entrecortados… Me imaginaba a mi siendo the yuppies networking. Decidí, para empezar, declarar que no era un androide y renunciar al trabajo.[v][v]

“Paranoid Android”. Una canción que yuxtapone diversas y complejas texturas musicales y es tal vez la composición que más interpretaciones y discusiones ha despertado. Como en varias canciones de la banda las intertextualidades son múltiples, vale la pena sin embargo mencionar a Douglas Adams, T. S. Eliot y Philip K. Dick. El plano simbólico (que a su vez tiene como correlato el video realizado por Magnus Carlsson) es predominante, las posibilidades de significado y una sensación de no estar entendiendo todo van en armonía con las variaciones musicales, sobre todo en la guitarra. Al comienzo una súplica “Please could you stop the noise?/ I´m trying to get some rest/ from all the unborn chicken / voices in my head”. Se distancia, intenta entender desesperadamente el aplastamiento que produce la máquina urbana. La sociedad de consumo, el trabajo  mecánico, “ambition makes you look pretty ugly” hasta convertirse en “kicking and squealing gucci little piggy”. La desconfianza en el progreso se hace evidente al tiempo que la imposibilidad de darle sentido a dicha crítica conduce nuevamente al vacío atomizado de ruido.

La paranoia creada por la sociedad que rodea al ser humano hace que deba clamar que no es un androide, reafirmar ya no su condición de sujeto, al menos su ser Humano. Perdidos en la masa nuevamente, como pollos, como cerdos, el pánico gana la batalla. Suplicante y religioso, invocando quizás irónicamente la posibilidad de un sagrado, la voz bíblica pide que llueva “Come on rain down on me”, que suceda la purificación. Una canción angustiada y ciertamente visceral que hace de la fatalidad el reverso del simulacro. Y su secuela será Kid A, el desierto de lo Real.

Wake from your sleep…

Ok Computer es más que un disco que da cuenta del tan sobrevalorado nihilismo posmoderno. “No surprises” relata la infelicidad que provoca la era enmarcada en el fin de siglo, heridas que no cierran, un trabajo que lentamente mata y finalmente, “You look so tired-unhappy/ bring down the govermment/ they don´t speak for us”. Sin embargo, no alcanza, no hay escape, la alternativa es la aceptación del simulacro político, tecnológico, económico, de consumo, una vida sin sorpresas ni alarmas. En el video el rostro en plano fijo de Yorke va tapándose de agua hasta que es imposible respirar. A tiempo real algo se sumerge en lo irrespirable mientras que lo que emerge es la imposibilidad de alienación, esa instancia crítica del sujeto con respecto a sí mismo y a su otro. Porque la masa anula el proceso de subjetivación/emancipación al preferir una vida “tranquila” al estallido.

En una vieja novela de Philip K. Dick llamada ¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?, en la cual se basa la película Blade Runner de Ridley Scott, Deckard, un cazador de  bonificaciones debe “retirar” androides fugados de las colonias de Marte hacia la tierra, ya que estos tratan de infiltrarse y llevar una vida como humanos.  Los androides desarrollados cada vez son más inteligentes, por lo cual cada vez es más difícil detectarlos, es decir, diferenciarlos de los humanos. En la novela, Deckard se apoya en un test ficticio basado en la prueba de Turing (test para detectar si lo que responde es una máquina) llamado test de empatía Voight-Kampff. Lo que hace dicho test es medir la respuesta empática ante diferentes estímulos. Se supone que el androide no es capaz de lograr las respuestas empáticas que sí tienen los seres humanos. Si nos permitimos tomarnos cierta licencia poética y poder referir “empatía” como el reconocimiento de un Otro,  que en un principio es afectivo y luego pensante (lo intelectual se separa de lo afectivo), entonces esta posibilidad crítica de reconocimiento sería fundamentalmente un hecho político.

Aquella  función del arte, que hacía de la ilusión artificio, que encontraba referentes a los cuales representar es tal vez reificada en este disco al recordarnos que existe una diferencia entre libertad y opresión, entre simulacro y verdad. La música de Radiohead paradójicamente trata de encontrar lo humano en lo inhumanizante. Re- instalar al sujeto y al discurso. Poder convivir, compartir, realizarse políticamente con ese Otro es en primer lugar saberlo – pensarlo- Otro.

I may be paranoid, but not an android

III –  Fight Club. No somos un copo de nieve único (dissapointed people)

“El propósito que lo guiaba no era imposible, aunque si sobrenatural. Quería soñar un hombre.”
“Las ruinas circulares”Jorge Luis Borges

¿Cómo encajar la eliminación del individualismo en Fight Club con la vuelta a ciertos valores que la sociedad tecnológica homologa y aplana? Vivimos en un mundo cruel, como para decirle adiós, sin embargo insistimos en seguir viviendo, encontrando cosas que valen o que creemos que valen la pena, para estar vivo. Pero, como se preguntaba Camus, ¿realmente vale la pena estar vivo? Partamos de la base de que sí, de que vale la pena estar vivo para así poder hacer una crítica a la sociedad actual. Esto no es nada nuevo obvio, entre otros H. Marcuse lo formula en la introducción al hombre unidimensional, es decir, parte de que vale la pena vivir la vida. ¿Luego de esto, qué vida vale la pena vivirse? Tyler Durden quiere destruir los lazos que tienen maniatado al hombre para realmente hacerlo libre, sin deudas, sin deseos de tener cosas, sin abandonar sus sueños por empleos que solo sirven para tener un lugar donde dormir y comprar esas cosas que no nos satisfacen pero realmente tenemos que tener. Volviendo a Marcuse: vivimos en una euforia dentro de la infelicidad.

Es necesario que todos generemos alas, que rompamos en mil pedazos la piedra de Sísifo y salgamos a correr por los campos y nadar en aguas
frías y oscuras, sentirnos vivos.
[vi] [vi]

# no sos tu trabajo
# no sos el dinero que tenés en banco
# no sos el auto que manejás
# no sos el contenido de tu billetera
# you are not your fucking khakis[vii][vii]

IV –  La cantante calva. Un refugio de la tormenta (the emptiest of feelings)

 “El infierno de los vivos no es algo por venir; hay uno, el que ya existe aquí, el que habitamos todos los días, el que formamos estando juntos. Hay dos maneras de no sufrirlo. La primera es fácil para muchos: aceptar el infierno y volverse parte de él hasta el punto de dejar de verlo. La segunda es arriesgada y exige atención y aprendizaje continuos: buscar y saber reconocer quién y qué, en medio del infierno, no es infierno, y hacer que dure, y darle espacio.”
Las ciudades invisibles –
Italo Calvino

Stéphane Mallarmé sostuvo que el azar debe ser fijado. Las palabras son más o menos estas: “al fin el azar ha sido fijado”. Obviamente se refiere al poema, a la poesía, algo así como que las palabras puedan conducir la experiencia del poeta. A. Badiou, siguiendo a  Mallarmé lo usa para referirse al amor, para él, lo increíble y azaroso del encuentro es solo un punto, luego el amor debe ser construido, “el amor es duración, es proceso”. El trasfondo de todo esto es compartir la idea de la “fijación del azar” en el sentido de generar cosas, experiencias, momentos, lo que sea, en base a ese punto (es un término bien su jerga filosófica) que a su vez es punto de partida, que es el encuentro, que es el inicio del posible Dos. Del inicio de un proceso de verdad que es concebir el mundo ya no a partir de la identidad sino a partir de la diferencia inherente al Dos.

V – Apuntes extraídos del diario de J… (a job that slowly kills you)

A veces sueño con playas. Con mar en realidad, porque no hay arena ni sol, sino solo el agua salada y fría. Sueño que estoy nadando en agua tan fría que te hace sentir demasiado vivo, que vitaminiza los sentidos. El vaivén de las olas frías, la  adrenalina de mar, de que tal vez no puedas volver, de pensar que abajo del agua solo hay más agua y al momento pensar que tal vez no. De parar y tratar de tocar arena y solo tocar agua más fría y salada, y alrededor solo mar, mucho mar. Quizás soñar no sea la palabra adecuada, pensar o imaginar tal vez lo sean. Eso lo digo porque me pasa también en la oficina. En mi box o cubículo o cualquier otro nombre de cárcel emocional que va tragando tu vida, día a día, hora a hora, de lunes a viernes de 9 a 18, o también algún fin de semana de cosas pendientes, o noches en que algún problema subió contigo al bondi, se bajó en tu misma parada y entró contigo a tu casa. Estaba ahí mientras leías o mirabas tele. Se acostó contigo e incluso capaz que fue el que apagó la luz o te ayudó a sacar la basura. Quiero escapar. Necesito escapar. Estoy desperdiciando la vida frente a un monitor de 17 pulgadas que tan siquiera es LCD. La vida se va a pique en el box 14 frente al tubo y un teclado negro. El manicomio actual.

Estoy escribiendo esto en la plaza, al sol, en un banco. Estoy en el descanso autorizado pero reglamentado y controlado. Viendo cómo la gente que pasa es tan libre, tan suelta. De todas formas sé que es un pensamiento ingenuo, pero ahora es lo que tengo ganas de creer. En estos momentos pienso que la vida no pasa por el box, el teclado, el tubo, en que el banred siempre se porte bien, sino que está en esa agua cada vez más fría, en esa morocha que cruzó por adelante y me miró. Son las 14, puta madre.

Epílogo –  Lo que el Sr. encargado tenía para decir (a pig in a cage on antibiotics)

“ ’No reason to get excited’, the thief he kindly spoke
‘There are many here among us who feel that life is but a joke’ ”
“All along the watchtower” Bob Dylan

Para someter un acontecimiento, un antagonismo, una problemática a un proceso crítico, mi estimado J… usted necesariamente debe situarse en un punto externo, un punto de verdad que le permita problematizarlo. Generar una distancia .Usted analiza la explotación y alimentación de los pollos necesariamente  desde afuera, se da cuenta de su explotación y eso lo indigna de sobremanera. Yo lo entiendo, pero dígame usted una cosa estimado J… ¿Nota usted alguna diferencia entre los pollos y los seres humanos que habitan en este feroz sistema-mundo? En este caso yo solo estaría replicando un modelo que es análogo al sistema-mundo que habitamos y nos movemos y respiramos. Permítame presentarle amablemente un par de analogías. ¿Sería escandaloso comparar la luz artificial que lleva a los pollos a alimentarse de sobremanera con los avisos publicitarios, con esos grandes carteles luminosos que usted puede ver en un sinfín de lugares promocionando atractivos productos para su alivio y bienestar? ¿O también sería frívolo de mi parte comparar ese régimen artificial con la televisión, la radio o todos los mass media que inducen todo el tiempo a la compra de un montón de productos? ¿Puedo hacer una analogía alimentación/pollo-consumo/hombre? Me voy a tomar la libertad de hacerla estimado J… Por su cara parece que va entendiendo un montón de cosas. Los pollos son funcionales al sistema de producción de alimentos como el ser humano es funcional al sistema-mundo capitalista. Un pollo consumiendo alimentos mediante luz artificial, engordando desmesuradamente, generando fallas en su salud y reproduciendo nuevas enfermedades se me hace muy similar a una persona mirando televisión, etiquetando fotos en facebook, escribiendo estupideces por twitter, comiendo comida y bebidas saturadas de grasas y azúcar, deteriorando su salud, aumentando de peso, generando nuevas enfermedades cada vez más resistentes ¿Se está notando cada vez más pollo estimado J…? No se preocupe, lo es. No se asombre si empieza a piar, si empieza a sentir cada vez más el peso de su cuerpo, si nace, consume y muere cumpliendo su función estúpida dentro de un sistema estúpido ¿Podrá dar dos pasos estimado J… ? ¿Podrá caminar hasta la salida? Creo que le están saliendo algunas plumas, pero no se preocupe, está cumpliendo su función. Levántese, ande, pruebe si puede llegar hasta la salida, son más de dos pasos.

Y el pollo se reproduce y el hombre se reproduce y su concepción es una nueva ficha para la funcionalidad de los sistemas productivos. Y la cadena continúa indefinidamente. Todos somos pollos Todos nosotros. A diferencia de los pollos el ser humano tiene la capacidad de poder generar un lenguaje que le permita problematizar su falta de libertad, su despegue de este sistema-mundo, y desde ahí poder emanciparse (aunque esté lejos de eso). El pollo no. Notas:

 

 

[1] [i] Baudrillard, Jean. Cultura y Simulacro. Barcelona, Kairós, 2011, pg. 113
[1] [ii] No estaban locos los melancólicos/ estaban conquistados digeridos exclusos/ por la masa opaca/ de los monstruos prácticos.
[1] [iii] “La posmodernidad no es la dominante cultural de un orden social completamente nuevo (que, con el nombre de  sociedad posindustrial ha circulado como un rumor en los medios de comunicación) sino sólo el reflejo y la parte concomitante de una modificación sistémica más del propio capitalismo” Jameson, Frederic. Teoría de la postmodernidad, Madrid, Taurus, 1996, pg. 12.

[1] [iv] Baudrillard, 2011, pg. 129
[1] [v] Notas extraídas del diario de J…
[1] [vi] Notas extraídas del diario de J…
[1] [vii] Citas extraídas de Fight Club. David Fincher, 1999.

 

Articulo tomado de  henciclopedia y publicado con autorización de los editores .-

http://www.henciclopedia.org.uy/autores/Maria%20Olivera%20Mazzini/EnbuscadelsujetoperdidoI.htm