LUIS PEREZ AQUINO: El arte de educar

Por Marianella Morena

luis perez aquino el arte de educarEstoy en la cafetería del Politeama y converso con Luis Pérez Aquino, director del Conservatorio canario, que me cuenta lo siguiente: “Durante años asistió como estudiante de canto, a la cátedra de Beatriz Pazos y Eduardo Gilardoni, una chica que venía desde Mercedes, se quedaba días en Montevideo y asistía a Canelones a formarse en el Conservatorio. Una bellísima voz de soprano, unas dotes actorales enormes y muy bella. Desbordaba simpatía y buen humor; no importaban el frío y el cansancio, ella nunca faltaba a una clase, por años. Tenía por costumbre bajar del ómnibus y comprar unos bizcochos que llevaba al Conservatorio, ritual que repetía siempre. Su carrera empezó a crecer y un buen día ganó una beca para la Universidad de Charleston, en Estados Unidos. Su carrera despegó y hoy es la partenaire de Plácido Domingo en la Opera House de Washington. Hizo, pues, una gran carrera internacional. Se llama María Eugenia Antúnez. Hace unos tres o cuatro años, el entonces intendente Marcos Carámbula quiso distinguirla por sus logros. Ella venía de paso a Uruguay, por un par de días, pero aceptó con gusto ir a Canelones. Una vez que llegó a la puerta de la Intendencia, donde la esperaban la prensa y las autoridades, pidió disculpas y se fue a la panadería a comprar sus bizcochos. Después de eso, se llevó a cabo el acto. Al final, el intendente le obsequió un enorme paquete de sus bizcochos favoritos, ‘para el viaje’”.

El arte sirve para pensar qué es educar hoy; para qué, por qué y para quiénes educamos; qué priorizamos a la hora de enseñar. El arte como paradigma de la construcción del nuevo ser humano en la línea del saber.

No se trata solamente de un excelente proyecto de formación para músicos y cantantes, sino de algo más: de entender que las cosas no se pueden formular y aplicar a todos por igual. Se trata de que sin creatividad, nada es posible. Se trata de pensar en un lugar para ser feliz.

¿Qué es aprender y para qué?

La educación artística por medio del estudio, la instrucción y la práctica nos puede transformar definitivamente. Está demostrado que el estudio de la música y la ejecución de un instrumento musical contribuyen a desarrollar el potencial del cerebro humano, con todo lo que esto significa; existen muy pocas actividades que desarrollen de modo tan completo la personalidad de un individuo. El hecho de coordinar habilidades motoras específicas, un alto grado de percepción sensorial y el involucramiento emotivo que requiere la ejecución de una obra musical nos predisponen a potenciar nuestro intelecto de manera sorprendente.

¿Qué significa ser un buen alumno en arte?

Debemos hurgar en nuestro interior para descubrir la razón que nos anima a ser estudiantes de arte. Son decisiones individuales, respuestas que llevamos dentro. Una vez que encontramos ese motivo, todo se convierte en pasión, y es la pasión nuestro combustible diario.

¿Cómo se explica la convivencia entre la técnica y el alma de cada estudiante? ¿Qué se busca cuando se enseña? ¿Cómo se enseña hoy? ¿Desde qué lugar el docente ayuda al estudiante a saber quién es?

Hacerse de una técnica implica un largo proceso de estudio, en el que se conjugan factores físicos y psicológicos; al conocimiento del instrumento se suman el manejo del cuerpo y el espacio, la respiración, el control del estrés y la ansiedad, por nombrar sólo algunos de los puntos que considero importantes. En la educación artística siempre fui un defensor de la individualidad del estudiante; cada plan de estudio debe ser como un traje a medida que contemple los intereses y preocupaciones del estudiante. Conjugar de manera estratégica sus fortalezas y debilidades contribuye a que el proceso sea otro factor de motivación para el binomio estudiante-docente.

¿Qué defensa harías de este perfil de educación? Me refiero a lo personalizado,         al encuentro con el otro.

El trabajo personalizado es necesario para un correcto aprendizaje en la ejecución de un instrumento musical; además de los conocimientos puramente técnicos que es necesario adquirir, trabajar de forma personalizada permite tener conocimiento real del potencial del estudiante para, a partir de ese conocimiento, proponer un plan de trabajo con el objetivo de contribuir a formar su propia identidad. Te cuento un caso que me conmovió. Una vez apareció en el Conservatorio una señora muy humilde de Las Piedras. Insistía en que necesitaba hablar en privado conmigo. Me contó una historia durísima de vida y me dijo que era abuela de un chico que estudiaba en el Conservatorio. Había faltado ese día a su trabajo sólo porque sentía la necesidad de agradecer lo que hacíamos por el hijo: el chico había decidido recuperarse de una adicción y estaba dedicado full time a sus estudios en el Conservatorio. Ese hecho en particular, que creo que he contado poquísimas veces, despertó en mí la conciencia social. Esa pequeña charla con esa abuela me sirvió para calibrar la importancia de la educación en el entramado social. En este proceso, no debemos dejar de considerar los factores socioculturales, psicológicos y otros que influyen en el desempeño cotidiano del estudiante y juegan un papel decisivo en su motivación y rendimiento.

¿Pensás que el arte puede ser un modelo a seguir para otras disciplinas?

Sí, debe ser uno de los pilares fundamentales en la educación integral. Desde siempre, el arte ha sido relacionado al ser humano como forma expresiva o de comunicación. Nuestra vida diaria está rodeada de manifestaciones artísticas que forman parte de nuestro cotidiano; si mediante la educación artística logramos un mejor entendimiento del universo creativo que nos rodea, no tengo dudas de que será fantástico para nuestro desarrollo personal y colectivo.

¿Qué características tiene el proyecto educativo del Conservatorio de la Comuna Canaria? ¿Cuál ha sido tu rol?

Es un centro de formación musical en el que se imparte educación de calidad. El Conservatorio depende de la Dirección General de Cultura de la Comuna Canaria y es gratuito y público. Aquí se organizan, coordinan e imparten enseñanzas conducentes a la formación práctica en el ámbito musical. Basamos nuestro diferencial en el diseño pedagógico, que es simple y concreto. Tenemos programas de estudio específicos para cada instrumento y nivel, que se ajustan a la individualidad de cada estudiante; si bien son planes de estudio rigurosos, que incluyen todos los períodos estéticos, permiten la flexibilidad en aras de lograr resultados concretos. Se accede mediante un llamado a inscripciones: en febrero los postulantes son entrevistados en forma individual por un equipo de docentes y, de acuerdo a la disponibilidad de cupos, pasan a integrar las diferentes cátedras; luego comienza un período de prueba, de tres meses; una vez superado este período, el estudiante adquiere la admisión definitiva. Se dictan materias teóricas en pequeños grupos y una clase individual semanal, de una hora de duración, con el docente del instrumento. En el transcurso del año lectivo hay dos etapas de evaluación y un examen al final de cada curso. Tengo a mi cargo la dirección del Conservatorio y una de las cátedras de piano. Hemos conseguido resultados muy buenos y algunos formidables; el hecho de que semanalmente asistan estudiantes de todo Canelones y de otros departamentos como Montevideo, Lavalleja, San José, Florida y Maldonado nos llena de satisfacción y compromiso. Actualmente nos enorgullece tener varios alumnos becados en Europa y Estados Unidos, algunos de ellos trabajando profesionalmente y otros formándose.

Fuente: Caras y Caretas on line http://www.carasycaretas.com.uy/el-arte-de-educar/