sodre logo

Sodre – Música de proximidad, para el oído, la vista y los detalles

El Sodre lanzó su temporada de cámara con 26 conciertos para la capital.

eduardo fernandez

El guitarrista Eduardo Fernández abrirá el ciclo el 12 de abril. Foto: Sodre

CARLOS REYES – 30 mar 2016

El martes 12 de abril será el primero de los 26 conciertos que el Sodre tiene planificados para Montevideo para este año, en la modalidad de música de cámara. Ese día, en la Sala Balzo, se presentará el guitarrista Eduardo Fernández con un programa en dos partes: la primera con compositores del Plata, y la segunda con acento en Viena.

“En general el público de música de cámara es más activo que el sinfónico, aunque con esto no quiero decir que todos los espectadores de música sinfónica se recuestan en la butaca y dejan que la música los bañen: pero hay un porcentaje alto que lo hace. En la música de cámara hay que estar siguiendo activamente lo que pasa en escena, porque de lo contrario se queda por fuera. En ese sentido es una música que fomenta una educación auditiva, y quizá por eso sea el género más formativo que hay”, comentó a El País Fernández, en el lanzamiento de la programación en el Auditorio.

El artista recorrerá con su guitarra partituras de Alfonso Broqua, Abel Carlevaro y Astor Piazzolla, en la primera parte del concierto, dedicado a la tradición del Río de la Plata. “Quise hacer Broqua, un compositor que escribió mucho para guitarra, y que creo que está algo descuidado. Y es importante: el nativismo musical comienza con él, y no con Fabini, cuatro años antes del estreno de Campo. E incluimos Cronomías, de Carlevaro, que es una obra que yo en su momento estudié con él, y sé lo que él quería hacer”, señala el guitarrista.

“Broqua se maneja con una especie de nativismo rural, y Carlevaro trabaja desde un punto de vista muchísimo más moderno. Sin embargo, en Cronomías se pueden encontrar rasgos de tango: voy a tratar de que eso se note. Y Piazzolla completa esos tres músicos, que tienen formas distintas de ver las músicas populares”, indica el artista de la guitarra, y agrega: “En Cronomías hay alusiones a ciertos géneros rurales, como el vals campesino, el estilo, y de a ratos el tango. Y Piazzolla, por supuesto, es una especie de subversivo del tango”.

Y habrá otros 25 conciertos más, divididos en la Balzo y las dos salas de la Nelly Goitiño, y en iglesias. También una agenda organizada para el interior del país, aunque en el caso de los conciertos de piano, por ejemplo, hay que estudiar bien qué localidades disponen de buenos instrumentos, como ocurre con Treinta y Tres, San José, Salto y Paysandú.

La connotada pianista Élida Gencarelli, a cargo de la organización de la temporada de cámara del Sodre, indicó que se buscó una programación que comprenda una diversidad de estilos, desde lo barroco a lo contemporáneo. Y también a ejecutantes de diferentes trayectorias: en el caso de los pianistas, desde figuras de renombre (como Luis Pérez Aquino, Enrique Graf y Miguel Lecueder), hasta personalidades de generaciones más recientes que ya destacan, como Mayra Hernández y Javier Toledo.

Gencarelli buscó diseñar una grilla original, que contenga también aportes vocales y agrupaciones instrumentales poco transitadas. Así, el 1° de junio en la Sala B, de la Nelly Goitiño, hay un programa que en la primera parte cuenta con Federico Nathan y Maximiliano Nathan, abordando la obra de Johann Sebastian Bach. Y en la segunda parte se dan cita cuatro saxofonistas (Fabián Pietrafesa, María Alejandra Genta, Ricardo Figueira y Gustavo Villalba), para dar vida a obras de Eduardo Fabini, Vicente Ascone, Alberto Magnone y otros compositores.

Y entre los conciertos vocales, el 12 de julio la Balzo recibe a Eiko Senda y a Max Uriarte interpretando canciones y arias de Mozart, Beethoven y Haydn. Otra nota fuera de lo común será el concierto del 9 de noviembre, también en la Balzo, que conjugará violín y arpa, de la mano de Melissa Kenny y Nicolás Giordano. Un punto sobresaliente del programa es la presencia de Jorge Risi en un recital en la Sala Balzo, el 22 de junio, con obras de Schubert, Debussy, Brahms, Shastakovich y Prokofiev.

“Las actividades en Montevideo se van a realizar en tres salas: la Sala Balzo, la Sala Nelly Goitiño, y la nueva sala, la Sala B, junto a la Nelly Goitiño. Esta última es una sala divina, de 80 localidades, que va a ser fantástica para música de cámara, porque es ideal para ver, oír y sentir la interpretación. Se hace un gran esfuerzo, y los artistas que convocamos son de primer nivel, también los programas son de primera. Y las ganas de hacer las cosas que tenemos, también son de primera. Queremos que el público venga, que nos apoye. Esperamos tener suerte con el público: mientras no haya un partido de fútbol, esperemos que no haya problema”, remarca Gencarelli.

Las entradas se venden a $ 300 en Tickantel y en las salas, habiendo también abono.

 

Fuente: http://www.elpais.com.uy/divertite/musica/musica-proximidad-oido-vista-detalles.html